jueves, 16 de julio de 2009

MIS ENCUENTROS CON LOS DUENDES


La REAL ACADEMIA DE LA LENGUA ESPAÑOLA cita como origen de la palabra duende la expresión "duen de casa" o "dueño de casa", por el carácter entrometido de los duendes al "apoderarse" de los hogares y encantarlos.


Los duendes junto con sus homólogos elfos, trols y hadas , son protectores de la naturaleza y son los seres más populares de las mitologías celta y nórdica, suelen ser descritos popularmente como expertos en magia, adivinación y demás ciencias ocultas, sin embargo, su magia es ineficaz contra alguien que porte un "trebol de 4 hojas", son intolerantes a la imagen de San Patricio, el santo patrón de Irlanda, ya que fue este quien "les desterró de la casa de Dios", aunque en el día celebrado a este santo (17 de marzo) se dice que es cuando todos los duendes y demás seres supuestamente mitológicos salen de sus escondites haciendo calamidades por doquier.


Se les puede matar con hierro forjado, aunque también se les atribuye vulnerabilidad a la plata, al igual que los hombres-lobo, ya que la plata se considera un "metal santo" y las armas de plata son de especial predilección para hacer frente a demonios y demás seres.
Habitan en los bosques, lugar en el que las personas tienen poco o ningún acceso; cada 100 años toman para sí una esposa de entre los humanos, la más hermosa de las niñas, para luego raptarla y desfigurarla hasta el punto de que se parezca a ellos, porque entre los duendes no hay género femenino.


MIS ENCUENTROS CON LOS DUENDES


Quien no ha escuchado decir mi hija o hijo amaneció en el suelo o debajo de su cama y no lloro, o antes de que aprenda a caminar lo encontré cerca de la puerta o a mitad de la sala. Estos comentarios son comunes, sobre todo en padres primerizos, que nunca le encuentran una explicación lógica o racional a este evento, que posteriormente pasa a ser una anécdota trivial y sin importancia, pues lo que más importa es que el bebe este sano y salvo.
Pues bien, mi primer encuentro con estos seres se produjo según mi mamá cuando yo tenía 4 meses, yo dormía en medio de mis papas pero nadie se explica como amanecí debajo de la cama, dudo mucho que al mismo estilo de TOMMY PICKELS (de los Rugrats) haya escalado a mi papá para luego deslizarme por las sabanas hasta el suelo y salir a pasear. No. Estoy muy seguro que no paso eso y lo que me aconteció nadie lo sabe, pero fue una buena excusa para que me bautizaran.


Lo cierto de todo es que no creía que un duende me había querido raptar cuando era bebe y fui creciendo con esta interrogante. ¿Quién fue?


Ya estando en el colegio tuve la fortuna de descubrir o de hacerme una idea mucho mas clara, capaz de despejar toda duda de lo acontecido hace 25 años.
Todo comenzó un día de abril, cursaba el 1er grado de secundaria y por razones personales no fui al colegio un día antes, (me dio flojera) pero necesitaba ponerme al día de las clases que había perdido y como casi nunca había acostumbrado le pedí prestado los cuadernos a una compañera de clases, esta me dijo que como ninguno de esos cursos nos han tocado hoy no los eh traído pero si me acompañas a mi casa te los presto, pero me los traes mañana, lo dude en un momento, pero acepte, así que fuimos hasta su casa, para mi suerte no vivía tan lejos del colegio, llegamos hasta su casa había un puerta de metal muy grande seguida de un caminito de piedras en medio de un jardín grande, que conducían hasta su casa. Mientras avanzábamos me quede mirando detenidamente un árbol grueso y viejo que tenia en el jardín, mi amiga noto mi interés y me dijo: Es una higuera, en ese árbol viven los duendes, una sonrisa y una risita burlona, seguidas de la frase: “SI, YA TE CREI”, no en serio respondió, con total seriedad. Seguimos avanzando hasta llegar a la puerta principal, nos detuvimos ella toco el timbre salio su hermana mayor a recibirnos, me invito a pasar, señora buenas tardes, no me digas señora respondió, me haces sentir vieja. Mientras mi amiga reía, Alex siéntate, espera un toque voy a cambiarme y bajar los cuadernos, subía por unas escaleras hacia el segundo piso, donde supuse se encontraba su cuarto, la señora o la hermana mayor de mi amiga me trajo un vaso con limonada, gracias dije, mientras ella subía también al segundo piso, voy a descansar, chau Alex. Chau, respondí, tome un sorbo y coloque el vaso en una pequeña mesita de sala. Voltee a ver el árbol, detrás de mi había una ventana que daba una bonita vista del jardín. ME Puse a contemplar el árbol durante unos minutos. No me crees que en ese árbol hay duendes ¿no? era mi amiga con los cuadernos, los duendes no existen le dije o ¿tú has visto alguno?, algo así respondió, el otro día jugaba con mi sobrino en el jardín y me pareció que alguien me miraba me acerque al árbol y escuche rasguños como que se escondía, habrá sido un ratón, dije. No, no es eso es algo más, te lo voy a demostrar subió al segundo piso y bajo a un bebito que calculo yo tendría sus 9 o 10 meses estaba envuelto en su sabanita, mi amiga abrió la puerta y salimos al jardín dejo al bebe sentado frente al árbol junto con algunos juguetes, ahora me vas a creer dijo. Entramos a la casa, dejamos la puerta junta y por la ventana tapados por la cortina formamos un huequito y comenzamos a mirar que pasaba, yo pensé que no pasaría nada pasaron los minutos y nada de nada, shhhh no hagas bulla, seguíamos observando, hasta que en un momento el bebe empezó a reírse parece que jugaba con alguien el bebe gateo frente al árbol de manera que desde la ventana no podíamos verlo, su risita era contagiante y balbuceaba como tratando de hablar o comunicarse con alguien, yo estaba idiotizado, no se como alce la mirada y vi que del árbol bajaba algo por dentro de su grueso tronco, como una bolita que descendía, me quede perplejo por lo acontecido, en eso mi amiga me da un codazo diciendo Alex ya me dio miedo. Yo respondí: Shhhh. Alex mi sobrino ya no esta riéndose, me acorde del bebe y salí corriendo, cuando estuve a pocos metros me tire en el gras de rodillas encontré al bebe durmiendo, pero un no seque hizo que mi cuello se esfuerce por ver que había detrás del árbol y estos ojos que se los han de comer los gusanos vieron la parte trasera de un pequeño hombrecito y un poco de su perfil. Mi amiga llego en ese momento y me dijo: ¿que paso?, ¿esta bien mi sobrino?, ¿que vistes?, ¿que era? Era un hombrecito con barba, estaba calato y le vi su potito. Nunca más vuelvas a hacer eso, no lo dejes solo en el jardín, dile a tu papá que tumbe ese árbol. Mis reclamos hicieron que unas lagrimas broten de sus ojos y abrazara con fuerza al bebe quien estaba dormido, entramos adentro ella subió las escaleras al segundo piso con el bebe en brazos, yo le di un gran sorbo al vaso de limonada agarre mi mochila guarde los cuadernos que me presto mi amiga, me puse de pie esperando que bajara, bajo y me dijo Alex mañana me traes mis cuadernos ya, no te olvides, te acompaño hasta la puerta pasamos una vez más cerca de la Higuera, pero esta vez también sentía que me miraban. Llegamos al portón me abrió la puerta y me dijo: Vez que los duendes existen. Si, ya se, ten cuidado. Hasta mañana, chau. En el micro camino a casa y con esta imagen imborrable en mi mente me dije: Ahora si creo, pero quien me va a creer a mí.


¿Alguien más tiene alguna historia, no será trivial ni relevante para mí yo si te creeré?

4 comentarios:

  1. Hola;
    Permíteme presentarme soy Juan administrador de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio Web y así mis visitas puedan visitarlo también.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a: morenojm22@gmail.com
    Éxitos con tu blog.
    Un cordial saludo
    Juan

    ResponderEliminar
  2. oie al leer tu blog eso de los duendes me dio miedo jojojo esta xvr ^^

    ResponderEliminar
  3. HOLA SOY MAMA PRIMERIZA DE UNAS GEMELITAS,DORMIA CON ELLAS DE PEQUEÑAS, UN DIA LA GEMELITA MAYOR AMANECIO DEBAJO DE LA CAMA Y SOLO TENIA COMO 7 MESES, NO GATEABA Y MENOS CAMINABA, ERA IMPOSIBLE QUE LA BEBE SE UBIERA BAJADO SOLA, NUNKA ENCONTRE ALGUNA EXPLICACION LOGICA A ESTO.

    ResponderEliminar
  4. si anosotros tambien nos paso, somos padres primerisos y nuestro bebe solo tenia como 3 o 4 meses y un a noche desperte porque escuche unos jemidos y reaccione y me asomo a ver a mi bebe y el no estava en la cama y lo busque, y cual fue mi sorpresa que el bebe estava por el area de los pies pero debajo de la cama fue algo espamtoso pero no teniamos idea de lo que abia pasado, fue algo mui esxtraño.

    ResponderEliminar